Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Cómic #1] Hawkey, de Fraction, Aja y Pulido

2015-05-03 20:31 Fergu me obligóanimó a comprar este libro, porque dijo que había oído por ahí de no sé quien que era chulérico (sus palabras) y, aprovechando que estábamos en una tienda de cómic británica, en Nottingham, rodeada de todo tipo de cómics británicos, continentales, de otros continentes, indies y demás, pues me compré este americano y de superhéroes, como recuerdo.
Aunque Hawkeye no es exactamente un superhéroe. Como Batman (hala, lo comparo con Batman para chinchar a Fergu) es un tío cachas que sabe tirar flechas con mucha precisión. O como el Capi América, que sólo tiene su escudo y su tableta para defender a América de alienígenas y gente mala en general, vengan de donde vengan. Este cómic, parte de una serie y con una estética noir que me recuerda a Frank Miller de Daredevil, no hay (muchos) alienígenas, sólo la mafia del chándal y algunos agentes de Shield. Y Kingpin. Pero la narración en tercera persona, el dinamismo del dibujo y las historias que presentan a Clint Barton, sin traje prácticamente, cometiendo errores como olvidarse de etiquetar las flechas y encontrándose con sorpresas cuando las lanza (aunque uno piensa para qué diablos va a etiquetarlas si las tiene en la espalda; tendría que ponerles un código braille, un app o algo) o encontrarse descalzo en alguna misión peligrosa. Recibe hostias y sólo lo salva, de vez en cuando, su alter ego hawkeyano, Kate Bishop, o su simple buena suerte.
El mundo del cómic yanqui de superhéroes está cambiando mucho, y este ejemplar, tanto por estética como por temática, es la prueba. En resumen, es un cómic de calidad, americano como el que más, pero que aunque no estés en las guerras civiles o eras heroicas marvelianas, te dejará buen sabor de boca y no te creará ganas artificiales de comprar sagas enteras. Si acaso, el segundo TPB de la serie.

[Libro #6] El anticuario, de Gustavo Faverón Patriau

2015-04-19 12:37 Otro libro de Candaya, remitido gentilmente para su reseña por la editorial, y como en los casos anteriores, claro, qué voy a decir, si me lo han mandado, otro acierto.
Pero un acierto por razones diferentes a La mujer ajena, aunque se acerca a La librería quemada.
El libro es difícil de calificar, pero se acercaría más al horror urbano que a cualquier otra cosa. Un narrador llamado Gustavo nos cuenta, en primera persona, cómo su amigo Daniel le pide ayuda desde un psiquiátrico en el que se haya recluido tras ser acusado del asesinato de una mujer, su novia. Daniel es el Anticuario del título, y a través de las conversaciones con él sabemos de la existencia, o no-existencia, de una hermana, Sofía, con huesos frágiles y tendencia a la piromanía y de los otros habitantes del psiquiátrico. También de la existencia de otro psiquiátrico, dual del propio, en el que no se puede, o no se debe, entrar.
La dualidad es uno de los temas principales del libro: la novia y la amante de Daniel, ambas llamadas Juliana, Daniel y su hermana Sofía, la locura y la sanidad, el hogar y la hoguera, las personas y su sombra, la guerra y la paz, la muerte y la vida. Pero esta dualidad y enfrentamiento entre opuestos hace, en realidad, a los dos una sola cosa, hasta el punto que se pueden confundir uno con el otro, como se llega a confundir a los terroristas, los terrucos del Perú, con los que luchaban contra ellos hasta el punto que no había, en realidad, diferencia ni en métodos ni en fines. Esa guerra fratricida que duró más de quince años y que es el origen del horror que destila esta novela.
En resumen, es una novela interesante que bordea lo gótico pero sin abusar de ambientes y descripciones. El horror está en la mente y en las acciones de las personas, no en tormentas ni sombras extendidas ni aullidos en la noche. Y, como el buen horror, está inspirado por la realidad. Así que buena literatura que agraderá tanto a los que gusten de la misma como a los que les vaya el género.

[Libro #5] The interestings, de Meg Wolitzer

2015-04-12 12:59 Este libro va precedido por su fama de literario, de libro que interesa no sólo a un público amplio (¡amistades¡ ¡gente que se hace mayor! ¡campamentos de verano! ¡artistas!) sino también, por su calidad, a la gente más exigente.
Poniendo el foco en un grupo de amigos que se conocieron en un campamento de verano, Spirit-in-the-woods, para artistas, superficialmente se trata de una reflexión sobre el talento y su utilidad a la hora de hacerse una vida. Pero, al seguir la vida de un grupo de neoyorquinos desde principios de los 70 hasta la época actual, también trata sobre qué es la amistad y qué la cimenta, qué hace el resto de las relaciones y qué hace de los padres buenos o malos.
Una novela ambiciosa, que alterna puntos de vista de diferentes personajes, centrándose sobre todo en Jules, una chica que inicialmente tenía talento para la comedia pero que acabó siendo psicóloga social, aunque también viaja por Jonah, músico hijo de una música, Ash, directora de teatro y Ethan, el que acabó teniendo más éxito como creador de una serie de ciencia ficción e incluso Manny y Edie, la pareja que creó el campamento. Y por ese camino, no está mal, aunque uno acaba concluyendo que tener padres ricos es más importante que el talento, que la belleza tampoco sirve de nada y que es mucho más importante la solidez y que la envidia y el orgullo, bien llevados, pueden ser virtudes capitales. Mensajes mezclados que, además, acaban diluyéndose en un final apresurado y un poco estereotipado que acaba gastando toda la inversión emocional que se había hecho en los personajes. Ash acaba pareciendo una niña malcriada, Jules una estúpida orgullosa e indecisa, Ethan un cínico ególatra y Jonah... quizás Jonah se salva, pero es el personaje más ninguneado del grupo y acaba perdiéndose en la vorágine del final apresurado.
Si hubiera que calificarlo como un partido, una primera mitad soberbia para una segunda mitad en la que la autora pide la hora (y echa mano de los clichés del género). Con lo que, de cinco, lo dejamos en dos estrellas y media.

[Libro #4] What if...? de Randall Munroe

2015-03-31 21:08 Subtitulado "Serias respuestas científicas a preguntas hipotéticas absurdas" Randall Munroe, el creador del cómic xkcd se lo curra buscando trabajos científicos, hace simulaciones y pregunta a expertos para contestar a cosas como qué ocurriría si se dispara una bala con la densidad de una estrella de neutrones o qué ocurriría si un vaso de agua estuviera medio vacío, pero vacío absoluto. No contesta a qué qué tasa de transferencia en baudios tendría la telepatía ni qué energía usaría, o qué tamaño tendría el cerebro de un erizo de mar si fuera inteligente, o qué resultaría más sabroso en el vacío, los mojitos o las margaritas. Así que voy a tener que preguntárselo, a ver si sale en la segunda edición. Profusamente ilustrado, además, con esas figuras de palotes tan características del cómic y que, si has estado en la Internet una mínima cantidad de tiempo, debes conocer.
Las respuestas las da con guasa, cachondeo, y uso extensivo de notas a pie de página, símbolos wikipédicos como citation needed y absolutamente inexpresivos y por ello entrañables monigotes. Acabarás sabiendo un poco más de todo y disminuyendo tu grado de cuñadismo, pero sobre todo acabarás con la idea de que la ciencia tiene respuestas para prácticamente todo, incluso a preguntas totalmente absurdas.
Un libro por lo tanto recomendable y que he leído gracias al regalo de Víctor Ruiz.

[Libro #3] La mujer ajena, de Ramón Bueno Tizón

2015-03-21 13:35 Candaya, en su colección Narrativa, publica excelentes libros de autores iberoamericanos. También tiene a bien enviármelos si, como en este caso, me llaman la atención. Normalmente no me decepcionan: La librería quemada era una buena y desgarradora novela, de las que te hacen cambiar la visión de las librerías y quienes en ellas habitan para siempre. En este caso tampoco.
La mujer ajena es una colección de relatos con un tema común: esa mujer que aparece lejana, inalcanzable, como madre, un amor platónico, una fotografía o una prostituta habil en su oficio. Esa mujer narrada, en primera persona, por hombres que la han entrevisto, fugazmente, que la ha maltratado, también fugazmente o que la ha amado, intensamente, desde la desesperación y la desesperanza. A veces, la propia mujer ajena, contando cómo ha llegado a ser lo que es y qué la hace ajena a sentimientos y a la pasión.
Los relatos son breves y relacionados temáticamente, aunque a veces se entrevé un personaje de un cuento narrado, desde otro lado y desde la otra orilla de la desesperación, el torero de "Verónica" en "La princesa china". Los escenarios se sitúan en Lima, pero se pasean por Rumanía y por Fenicia en "La reina", un relato de corte borgiano. Su brevedad aumenta el impacto de los finales que trasladan la desesperación al lector.
En resumen, un buen libro de relatos que incluye algunos, como el mencionado "La reina", que apuntan a una fantasía original y brillante.

Se comenta en...

  • josemaria en [Cómic #1] Hawkey, de Fraction, Aja y Pulido
  • JJ en L
  • Senior citizen en L
  • JJ en L
  • Palimp en L
  • JJ en L
  • Anónima en L
  • Fitozg en L
  • JJ en L
  • fernand0 en L
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia