Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Libro #3] La mujer ajena, de Ramón Bueno Tizón

2015-03-21 13:35 Candaya, en su colección Narrativa, publica excelentes libros de autores iberoamericanos. También tiene a bien enviármelos si, como en este caso, me llaman la atención. Normalmente no me decepcionan: La librería quemada era una buena y desgarradora novela, de las que te hacen cambiar la visión de las librerías y quienes en ellas habitan para siempre. En este caso tampoco.
La mujer ajena es una colección de relatos con un tema común: esa mujer que aparece lejana, inalcanzable, como madre, un amor platónico, una fotografía o una prostituta habil en su oficio. Esa mujer narrada, en primera persona, por hombres que la han entrevisto, fugazmente, que la ha maltratado, también fugazmente o que la ha amado, intensamente, desde la desesperación y la desesperanza. A veces, la propia mujer ajena, contando cómo ha llegado a ser lo que es y qué la hace ajena a sentimientos y a la pasión.
Los relatos son breves y relacionados temáticamente, aunque a veces se entrevé un personaje de un cuento narrado, desde otro lado y desde la otra orilla de la desesperación, el torero de "Verónica" en "La princesa china". Los escenarios se sitúan en Lima, pero se pasean por Rumanía y por Fenicia en "La reina", un relato de corte borgiano. Su brevedad aumenta el impacto de los finales que trasladan la desesperación al lector.
En resumen, un buen libro de relatos que incluye algunos, como el mencionado "La reina", que apuntan a una fantasía original y brillante.

[Libro #2] A short history of tractors in Ukrainian, por Marina Lewycka

2015-03-15 12:17 Mediados de marzo y no voy a llegar, ni de lejos, al reto que me propuse a una media de menos de un libro al mes. La principal culpa la tiene Breaking Bad; a las dos o tres cosas que he aprendido de ella sigue la obvia: si miras, no lees. O viceversa. No es excusa que Breaking Bad sea una obra maestra. También he visto Alpha House, que no lo es, pero es tremendamente divertida. Y también se aprende mucho de ella; no de química, sino de la política americana. Aunque en el entretenimiento no se trata de aprender. De hecho, no empecé a leer este libro porque me interese lo más mínimo la historia de los tractores en Ucrania; la historia contemporánea de la invasión rusa del mismo país es mucho mas interesante (para una acepción de la palabra que incluye una cierta cantidad de temor) pero es cierto que sin estar al día de lo que está sucediendo por allí no lo habría sacado de la pila, que ya lo es, literalmente.
Y en ese sentido, el libro te permite entender superficialmente la historia de Ucrania y la de su relación con los rusos. La voz narrativa es la de una profesora de universidad en el Reino Unido, hija de inmigrantes ucranianos, que encuentra un día que su padre anciano, tras la muerte de su madre, se enamora y se casa con una chica ucraniana, pero étnicamente rusa, cincuenta años más joven que él y por supuesto tienen miedo de que ocurra lo que inevitablemente va a ocurrir: que se aproveche de él de todas las formas posibles. Todo ello, en sí, es suficientemente metafórico. Como lo es la historia que el anciano padre va escribiendo sobre los tractores en Ucrania, en la que se refiere a los ingenieros ucranianos trabajando en la Unión Soviética y cómo los tractores americanos lo cambiaron absolutamente todo.
La novela tiene muchas capas: la aparentemente irrelevante historia de los tractores (en ucraniano), la de la familia desde principio de siglo hasta su llegada al Reino Unido, y la del romance que da lugar a una nueva relación entre la narradora y su hermana mayor, Vera, con la que además hay una relación tensa que se pone de manifiesto durante su trato con la novia del padre. Nunca llega a ser dramática: casi todos los momentos tienen un aspecto cómico y se van revelando en conversaciones telefónicas entre el padre, Nadia, Vera y otros personajes. Los diálogos son reveladores, fluidos y el motor de la acción; la ambientación se limita a precisas descripciones de la ropa y el aspecto de las personas.
En general me ha parecido una buena e inesperada novela. Casi que me han dado ganas de no ver más series por una temporada para engancharme otra.

L

2015-03-10 06:19 Para los romanos, L representaba el número 50. Una edad que se aleja de la media para acercarse al percentil 75, que es el preciso instante en el que uno ya puede decir "A la vejez, viruelas", enfermedad afortunadamente erradicada por la Organización Mundial de la Salud. Es posible que sea una edad en la que a los perros viejos no se le pueden, ni posiblemente deben de, enseñar trucos nuevos.
Pero para mi la L es también el símbolo que llevan en lo alto los coches de las autoescuelas, lo que se me quedó grabado por las 42 clases "de coche" que tuve que dar para sacarme el carné. Signica learning que es algo que no me gustaría dejar de hacer nunca. Si veo a una persona de color bajar por una escalera, no voy a exclamar "Coño, una persona de color". Asumiré y aprenderé que es posible, incluso probable, que haya personas de color bajando por escaleras y quizás me preguntaré de dónde viene esa persona y a dónde va.
La curiosidad mató al gato, pero es lo que mantiene espabiladas a muchas personas. Eso y, a estas horas, el café.

[Libro #1] El hombre que pintó al dragón Griaule, de Lucius Shepard

2015-02-13 20:36 Lo que no puede ser es que a estas alturas del año venga con el primer libro. Después de haberme comprometido en Goodreads a leerme 50 libros y haber escrito en Verne sobre cómo leer más a raíz de lo de Zuckerberg. Que no sé donde ha quedado, por cierto. Mis ganas de leer sí lo sé: en Movistar series, donde por un precio módico puedes gastar sofá enfrente de historias como Gracepoint o la excelente Alpha House. De todo esto no he hablado aquí porque no es un blog de series. De hecho, no sé de qué es el blog, salvo de las cada vez más infrecuentes reseñas de libros. Ahí tengo uno que empecé a leerme, "Bite me", pero que no he continuado. Pero sé perfectamente por qué empecé este. No sé si se ve, por la foto, que es un libro viejuno. Uno de julio del 92, dice en la primera página, cuando éramos jóvenes e inocentes y poníamos en la primera página cuando nos comprábamos los libros, para saber cuanto tiempo estaban en la pila. 22 años. Ha sobrevivido su estancia en The Pila (o tsundoku, léete el artículo de Verne, venga, va) al autor, que murió el año pasado. Un autor que recordaba sobre todo por la afición que comparto con él a la cultura hobo, pero también a algunas historias como "Barnacle Bill, the spacer", que recuerdo con afecto.
Es un buen escritor, un escritor literario de los que se preocupan por personajes, ambientación, ritmo, no sólo ideas y más ideas. De hecho, no escribe ci-fi per se, más bien fantasía urbana y horror. En algunos casos, de forma muy clásica; en otros, usando un narrador en primera persona que le añade credibilidad y empatía. Algo complicado y también esencial en historias de horror. La mayoría de las historias en esta recopilación lo son: túneles a otra dimensión, posesiones, historias de nazis, asesinos y gabinetes de horrores en lugares exóticos. El más exótico, el de la historia que le da título: situada en un pasado incierto, una persona trata de pintar un dragón inmenso, que yace inmóvil, para envenenarlo y que deje de controlar mentalmente a las personas que viven, literalmente, sobre él.
En general, las historias consiguen su objetivo y dejan cierto aire de inquietud que recuerda a los mitos de Chtulhu, pero pasados por una persona que ha viajado más y ha vivido mucho más que el ermitaño de Providence. Por lo que si lo encuentras por las 295 pesetas que me costó, o incluso por más, merece la pena que lo leas.

2014: Las mejores novelas

2015-01-02 23:48 Este año ha traído una dosis de bodrios, que por alguna razón me he obligado a terminar, mayor de la habitual. The Flame, Alphabet, por ejemplo, visto en retrospectiva, es tan aburrido que merecía haberlo dejado en los primeros compases. A la vez, hay buenos libros de los sospechosos habituales, Lorenzo Silva, Arnaldur Indridason, Michael Connelly, que podían estar perfectamente en cualquier top. Pero he decidido elegir estos libros porque me han parecido excepcionales por alguna razón.

  • The goldfinch de Donna Tartt es una obra universal, sobre la amistad, la relación entre padres e hijos, la relación de la vida con el arte y las buenas y malas intenciones. Donna Tartt es, sin duda, una de las figuras literarias del momento y espero con (no mucha) impaciencia su próximo libro en 2023 o 24.

  • Lost for Words, de Edward St. Aubyn, salió de la lista corta, o larga, o mediopensionista de alguno de los premios literarios que en él se parodian. Qué es literatura, qué no lo es, qué merece un premio, qué personajes se pasean por el parnaso literario, todo con un humor inglés contenido y justo.

  • Joyland, de Stephen King es una joya desde la portada hasta la contraportada. Stephen King salió de los pulp y fue metiéndose poco a poco en el universo literario, hasta llegar a esta novela con formato y tema pulp pero con una ambientación y unos personajes dibujados con precisión y un terror que no tiene nada de sobrenatural


Cómics ha habido pocos; todos me han gustado en mayor o menor medida. Los ensayos también han sido interesantes. El año que viene trataré de atajar los bodrios a las primeras de cambio, que entrando en el medio siglo tampoco hay tiempo que perder.
En un espacio promocional patrocinado por mi mismo, os recomiendo vivamente Una Esquina en Nueva York, una aproximación a la Gran Manzana. Que es mía y está muy bien. Ea.

Se comenta en...

  • Palimp en L
  • JJ en L
  • Anónima en L
  • Fitozg en L
  • JJ en L
  • fernand0 en L
  • Zifra en L
  • josemaria en L
  • aqui en 10 razones (o por ahí) por las que cada vez ganas menos dinero con AdSense
  • Alex en Predicción sobre la lotería de Navidad
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia