Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Libro #24] Hasta aquí hemos llegado de Petros Markaris

2017-11-12 14:26 Tras escuchar a Petros Markaris en directo en Granadam y habiendo leído ya uno de los libros de la llamada "Trilogía del desastre", Pan, Educación y Libertad, me pillé a la salida del evento este y el siguiente libro, desgraciadamente ya un poco tarde para que me lo dedicara; no así en el caso del susodicho; el autógrafo de por sí no tiene mayor valor, salvo que quieras ir luego a Empeños a lo Bestia a vender el libro, pero el hecho es que hablar con el autor y que te cuente directamente cosas de su obra, de cómo España se parece a Grecia más de lo que desearíamos, tiene un valor inmenso.
Pero cada país es como es, y en este libro, anclado como todos los demás en la historia de Grecia, en este caso la emigración y la guerra civil, unos 10 años más tarde que la nuestra, una vez más resaltan esos paralelismos y, mutatis mutandis, se podría haber escrito sobre nuestro país perfectamente.
Aunque Markaris transmite perfectamente el ambiente que es griego y de ningún otro lado: la capital y las provincias, los emigrantes y los que han vuelto, la crisis y cómo ha afectado a las familias de diferentes formas, la visión de Alemania y la visión de los que se han refugiado en Grecia. Ese es tema y el trasfondo, aunque de por medio hay asesinatos, palizas, corrupción policial y todos los elementos de la novela negra, junto con otros que no lo son: cenas familiares, cuentas sobre usar o no el coche propio por el exiguo sueldo de un policía y multitud de refranes que, o el traductor ha hecho un excelente trabajo, o son exactamente igual que los que tenemos por aquí. "En todas partes cuecen habas", supongo.
En resumen, es una buena novela, que gustará tanto a los que le va el género más folclórico como a los que le va la novela estrictamente negra. Y esperando leerme el siguiente de la trilogía, claro.

[Libro #23] Gone Away World, de Nick Harkaway

2017-11-11 20:36 Hay ciertos reisgos implícitos en adquirir libros de un autor nuevo. Si te gusta, vas a querer pillarte todos los libros. Si no te gusta, tiempo y dinero perdido. Mucho más si resulta que, del tirón, te has comprado un par de libros del mismo autor. Y además, libros gordos.
Hay que reducir los riesgos de alguna forma. Fiándote de que quien te lo ha recomendado es un recomendador fiable y no lo ha hecho por hacerse el cultureta o simplemente porque Nick es muy majo, se gana la vida con eso, y qué diablos, es su amigo así que qué más da que alguien te quite la reputación de fiable por disgustarle alguno de los libros recomendados.
Los libros gordos tienen doble o triple riesgo. En estas épocas en las que hay no sólo unos cuantos episodios semanales, sino series nuevas completas, cinco temporadas para ponerte al día, las 10 o 12 horas que empleas leyendo un libro de papel son una inversión. Y es que hace tiempo casi cualquier libro publicado era mejor que "La casa de los Martínez" y más comprensible que "Twin Peaks". Posiblemente, hasta más divertido que "Enredo". Pero no hoy en día: muchas series son verdaderas obras de arte de interpretación, de guión, de fotografía. Y muchas series antiguas, como Friends, merecen ser vistas una y otra vez. Y todavía otra vez más.
A todo esto, yo he venido a hablar de mi libro, que mío es porque me lo he comprado. No sé qué idea preconcebida tenía de él. Algo de ciencia ficción, quizás de horror a lo Warren Ellis. Siempre es la mejor manera de acercarse a un libro, pero es que aunque la hubiera tenido, habría sido difícil encajarlo en la susodicha idea o en la contraria. Ni siquiera estoy muy seguro que sea exactamente fantasía o ciencia ficción. La mayor parte del libro es una novela de aventuras, contando la historia del protagonista, cómo crece, practica artes marciales, se mete en sociedades subversivas en la universidad y finalmente entra en una agencia de espionaje a consecuencia de dichas actividades. Pero el principio de la novela es una historia de taberna espacial, con una crew diversa tratando de enfrentarse con una reparación que, de estar mal hecha, puede poner en peligor el universo conocido. Por medio, el mundo se ha Ido, aunque no del todo. Hay escenas surrealistas, una troupe de mimos, hay otras de humor militar a lo Catch-22, e historias de ninjas. También es una historia de amor, una historia de amistad, y quizás una historia de fantasmas.
Hay tanto material en esta novela que cualquiera te habría sacado cuatro o cinco. Nick Harkaway, de alguna forma, consigue hilar algo coherente entre ninjas y payasos, generales y burócratas, así que no me queda más remedio que pensar que este tío es un genio.
Como pro tip conviene que no veas ninguna serie mientras acabas con esto. Para no perder el hilo, no demasiado.

[Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán

2017-10-28 13:42 Una cosa que voy a tener que hacer más a menudo es no llevarme absolutamente ningún material de lectura para los viajes. Es decir, nada de echar el libro que estoy leyendo (en este momento, "Gone away world"), ni revistas, ni nada. Sólo material de trabajo, artículos, revistas del ramo... Y el móvil. Así me fuerzo a leer lo que nunca he tenido tiempo (ni, para qué vamos a engañarnos, ganas) de leer y aprovecho algo. Eso, siempre que las revistas de vuelo no resulten nada atractivas; de hecho, Ronda Iberia tenía un artículo sobre el cómic en Granada, que aunque no mencionaba a algunos de mis autores de cómic favoritos (hola, JAB), sí presenta un panorama que no por conocido es menos notable.
Y de todas formas, la trampa está en el móvil. El móvil siempre viene cargado de todo tipo de libros en el app Kindle. Libros que, por otro lado, tampoco estoy leyendo como debiera. Leer el móvil es a veces un poco incómodo, la letra es pequeña, todo eso. Prefiero siempre escuchar podcasts (otro truco, inútil esta vez porque no llevaba auriculares). Pero cuando no hay otra cosa, allá que te vas. Y me encontré de buenas a primeras con este ebook gratuito que había descargado también pensando en algún viaje, un clásico en versión gallega del Infierno de Dante, que además de infierno te regala limbo y purgatorio, y por si fuera poco, el mismo cielo. Una Fantasía que efectivamente puede contar como una novela corta de tal género y dónde una ruta, el día de Nochebuena, por estas estancias del Más Allá sirve para, a través de las conversaciones con diferentes personajes, hacer unas reflexiones sobre el Más Acá y nuestra obsesión por el mismo.
En resumen, una novelita corta, de estilo dulce y a veces socarrón, y bastante recomendable.

[Libro #21] Birchwood, de John Banville

2017-09-15 09:08 Esta es una de las primeras novelas de John Banville, un autor irlandés que también escribe novelas de crímenes con el seudónimo Benjamin Black. Esa puede que sea, o no, la razón por la que me pille este libro, pero no tiene nada que ver con la razón por la que empecé a leerlo, que ni yo mismo sé. Un poco de introspección acerca de los libros siempre tiene interés. Se compra un libro en un momento determinado por impulso, por estado de ánimo o, si es muy barato y de segunda mano, simplemente porque sí, pero cualquiera de los tres motivos contienen un mensaje que estás enviando a tu yo del futuro. Un mensaje que te ayuda a conocerte y a través del conocimiento a crear una identidad. The Pila tiene su valor: como esos álbumes de fotos antiguos, es un conjunto de retazos que son trozos de uno mismo, igual que la lista de deseos de sitios como Amazon son un diario, pero en este caso uno que alimenta los algoritmos devoradores de datos de Amazon.
Esta novela también es un diario. Gabriel Godkin cuenta, en primera persona y en tres partes, como se hace mayor en una propiedad llamada, precisamente, Birchwood, en los años 20 de una Irlanda pobre y rebelde. Una novela que sería gótica americana si se desarrollara en Missouri, y de hecho, si no conoces el contexto, hasta que empiezan a introducir a los soldados y algunas palabras muy irlandesas podrías muy bien creer que de eso se trataba: el ambiente rural embrutecido, las desigualdades, las sagas familiares y la crueldad entre las diferentes partes de las mismas junto con las rivalidades con otras familias, en este caso los Lawless. Pero esta parte gótica acaba y empieza la segunda parte en la que Gabriel se une a un circo ambulante, con el que va recorriendo el país durante, aparentemente, La Gran Hambruna irlandesa de 1845. Por el camino, Gabriel va descubriendo su propia identidad y también su posición en la sociedad, lo que queda muy tópico, pero también lo grotesco de la vida y de la muerte, con episodios en su vida "civil" que parecen escenas de un circo y se confunden con los engaños y fraudes que suceden en el propio circo ambulante. En cualquiera de ellos, la decadencia y la locura parecen ser inevitables.
Una novela, por tanto, para leer cuando uno esté de buen humor. Con un estilo muy propio, un ambiente que trasciende las páginas y que siendo local puede ser universal y un estilo propio que merece la pena conocer. Aconsejable, pues.

[libro #20] Trunk Music, de Michael Connelly

2017-09-02 12:03 La cara de Titus Welliver en la portada de este libro ya te indica dónde ha ido a parar este libro: a la segunda temporada de la serie Bosch de Amazon, lo que quizás les permite disponer del libro electrónico a ese precio ridículo, menos de un ¤. Toda una ganga para Amazon, que no da puntada sin hilo, como ha hecho con la adquisición de Whole Foods. Un día comprará Dinamarca o el Palacio de Buckingham para plantar un platanar en su jardín y nadie se extrañará.
Pero a mi sí me extrañan los pequeños y sutiles cambios que se han hecho para pasar del libro a la serie, que también estoy viendo, ya puestos. La televisión y la imagen tienen una literalidad que no tiene el libro; en este te tienes que poner algo de tu parte para recrear qué es lo que está ocurriendo. La palabra es puerta a las tres dimensiones de un mundo imaginado. En una serie no tienes que imaginar mucho: ya está todo imaginado por tí. Por eso no acabo de entender qué diablos pasó por la mente del guionista, o del productor, que es el propio Connelly, cuando comienzan la 2º temporada con el crimen en sí, revelándote cómo y de qué manera ha ocurrido y quién lo ha hecho. En las novelas de Connelly, como en muchas novelas negras, a través del cómo se va averiguando el porqué y eventualmente el quién. Aquí tienes para empezar el quién. No acaba de tener mucho sentido. Muchas novelas negras siguen un sólo punto de vista. El personaje va conociendo la información a la vez que tú. En la serie hay muchos puntos de vista diferentes; aparte de ser una versión de tres libros diferentes, que se van desarrollando a lo largo de la temporada, cada uno de los libros tiene un personaje principal diferente, sin demasiada relación entre sí más que ser todos polis de Los Angeles, pero que sustrae de la tensión al saltar entre tramas.
Todos estos cambios hacen que la serie me chirríe bastante. Hay otros que supongo que tendrán explicación en algún contexto. Hay una película que se llama "Casualties of night" en el libro, "Victims of the night" en la serie. ¿Por qué? ¿Por qué esas escenas en las que Bosch piensa en la terraza de su casa fumando un cigarro han desaparecido, y en la serie no fuma? No es que la serie sea mala. IMDB le da un respetable 8.3. Es sólo que no está a la altura de los libros. La densidad de entretenimiento y disfrute que estos proporcionan es droga dura que no se puede sustituir de ninguna forma con la metadona de la serie. Que es posible que puedas ver, pero sólo cuando hayas visto todas las otras series que te parezcan o te puedan parecer interesantes.
Pero vamos al libro en sí. Libre de espoilers, como manda la tradición. Se encuentran a un menda asesinado con dos tiros en la nuca en el maletero de un Bentley. De ahí lo de trunk music, que es jerga para indicar un cadáver en el maletero, generalmente consecuencia de una ejecución mafiosa. El fiambre tiene una productora de vídeos pornográficos, así que la relación con la mafia, la que sea, va de suyo. Tony Alliso (que se convierte, por alguna razón que no acabo de entender tampoco, en Tony Allen en la serie) va frecuentemente a Las Vegas, y acababa de llegar, en avión, de un viaje (en la serie ha venido con el propio coche, lo que supongo que también es natural si tienes un Bentley, pero tampoco acabo de ver por qué) en el que estuvo jugando al póker, fíjate tú, con Eleanor Wish, antigua amante de Connelly, con la que se reencuentra
Ya sé que me estoy poniendo muy pesao. Pero en la serie no sólo no se reencuentra, sino que ya ha estado casado con ella y ha tenido una cría, Maddie. ¿Alguien lo entiende? Pues yo tampoco

Los ingredientes habituales de Connelly están ahí: corrupción policial, piques entre agencias y diferentes divisiones de la policía, y operaciones que cruzan la línea roja de lo ilegal o se acercan asintóticamente a la misma. Entretenimiento puro, procedural policial del mejor, y en resumen, un libro que no decepciona, pero que puedes leer más o menos de forma independiente de la serie. Como Juego de Tronos y el libro, pero sin tener que tragarte miles de páginas.

Se comenta en...

  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia